viernes, 16 de noviembre de 2007

La verdadera historia de la destitución de Ibarra

Siempre dije que la destitución de Aníbal Ibarra había sido un golpe institucional. Lo que hasta hoy no se sabía es cómo "operetas" y reuniones secretas armaron el mapa de los votos de los legisladores. Sí se conocía la afición de Aníbal Ibarra por el fútbol. Es público que el ex Jefe de Gobierno juega regularmente (o bien, según el día) en el campeonato de ex alumnos del Nacional Buenos Aires. Esta nota de Clarín de hoy -que dejo acá abajo- demuestra que Ibarra dijo "sí, me voy, pero a cambio quiero darme el gusto de jugar en la selección con Messi y Riquelme". Y si no, miren.


(para Sereneider que lo mira por TV)

2 comentarios:

Peralta dijo...

Aguilucho, déjelo a Sereneider, déjelo. Siga con sus boludeces fotográficas

Clandestina dijo...

Buenísimo tu relato Aguilucho, hasta la mitad me hiciste entrar como la mejor...