martes, 1 de julio de 2008

Bad room

NYC chronicles 16

Lejos de la patria no se extraña tanto el dulce de leche o el asado como al bidet. No importa si es un baño rico o pobre, de bidet ni hablar.
Hay que olvidarse de todo lo que uno aprendió en esos cursitos de inglés; los bathrooms no existen. Acá (bueno, ahora allá) son restrooms. Los bathrooms son para bañarse.
Los locales de comida tienen obligación de tener baños con comodidades para discapacitados. Lo que la reglamentación olvidó es aclarar cuántos baños tienen que tener según el tamaño del comedero. El macdonalds de Broadway y 50 (cuadras más, cuadras menos) tiene capacidad para 231 personas (ni más ni menos) pero un sólo baño para hombres, mujeres, lisiados y republicanos. Las colas que se hacen en esos baños son de novela. Y los regalitos que te podés encontrar ahí son de cuento de terror.
Los baños de los ricos son otra cosa. Hay un aparatito que tira perfume cuando te tirás un pedo. Es como cuando le encuentran un uso civil a la tecnología militar. En este caso, adaptaron un detector de incendios a fines mucho más terrenales.
También hay inodoros -como en el JFK- que tira la cadena cuando te vas. Tiene un ojito que te mira y cuando te levantás tira la cadena. Claro que también la tira al más mínimo movimiento que hagas.
Bañarse es toda una aventura. La ducha en Scarsdale tenía una sola perilla. Y no sé cómo siempre tiraba el agua con la presión y la temperatura que yo quería. Otro misterio de la ciencia.

4 comentarios:

Peralta dijo...

No había ninguna manito que le sacudiera la garcha? Ve? No está todo inventado.

Pasajera En Trance dijo...

los baños todo son un tema...no hay como los baños de uno...

besos!

filo dijo...

No es muy antiguo eso de "tirar la cadena"?

Camelot dijo...

Che Aguilucho, estando con otro argentino en gringolandia también nos dimos cuenta que lo que mas se extrañaba era el bidet y no el bife de chorizo. De hecho nuestra máxima, adaptando el famoso slogan del Che "Patria o muerte" era "Bidet o muerte".

Hice una suerte de investigación casera y según parece el bidet es un elemento de lujo que se puede encontrar en los mejores hoteles para millonarios.

En fin, el bidet todavía no se ha democratizado en los EEUU, todavía es un artículo de lujo para los ricachones según las conclusiones de mi investigación casera.

¡Aguante el bidet!

Camelot