viernes, 3 de octubre de 2008

Periodismo 2.0.1, transas

A través de Diario sobre Diarios veo que la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) en su publicación habla sobre un congreso de periodismo en España donde, entre otros temas, se debatió sobre el periodismo y los blogs.
La nota dice cosas como esta: “los blogs serían una fuente de egocentrismo y de sentimentalismo, que se expande y ocupa los espacios de la información relevante. La primera víctima de los blogs sería justamente el periodismo de calidad”. Después recomienda volver a las bases del periodismo, con el chequeo de fuentes y esas cosas.
Si yo fuera Zanoni, respondería indignado a estas afirmaciones. Pero no, creo que tienen razón.
Sin ir más lejos, este blog es bastante egocéntrico y sentimental. Y no suele chequear fuentes.
Pero si alguien creía que el periodismo de calidad murió con los blogs, le tengo una mala noticia; el periodismo de calidad ya estaba muerto.
Para empezar, ADEPA vive de publicar diarios, no blogs. La nota parece una reacción de cagazo más que otra cosa. Pero sigamos. Los medios tradicionales se transformaron en enormes grupos empresarios, que tienen intereses propios mucho más amplios que los de una empresa periodística tradicional. Clarín y La Nación son organizadores de la feria del campo. Clarín es dueño de Cablevisión y Multicanal. Y esto es sólo un ejemplo.
Y sigue la nota de ADEPA: “en Estados Unidos una entidad que lleva adelante el Proyecto para la Excelencia del Periodismo afirmó que ‘el precio de la apertura y del mayor compromiso cívico que generaron los blogs es el angostamiento de las metas periodísticas y el subjetivismo’”. ¡Qué viva el "subjetivisimo"! Para Clarín las cosas importantes que pasan en el mundo tienen que entrar sí o sí en 64 páginas. A menos que el editor sea Dios, esas 64 páginas se rellenan con el "subjetivismo" de algunos pocos. Y lo peor es que se la dan de imparciales.
Muchos blogs están plagados de chivos, pero se nota. En los diarios muchas veces es difícil distinguir una "opereta" de una nota que trata de informar.
La nota, y su resumen en el DsD, terminan con esto: "Le Nouvel Observateur levantó una noticia de un blog donde decía que el presidente Nicolás Sarkozy le había propuesto a su ex mujer una reconciliación de pareja. Después de los desmentidos, la publicación tuvo que pedir disculpas al mandatario”. ¡Por favor! ¿Encima que un medio tradicional le afana a un blog, el blog es el que tiene que pagar las culpas por hacer "mal periodismo"? Chequeen los datos por una puta vez. Dejen de cortar y pegar gacetillas, dejen de hacer operetas, dejen de hacer chivos, dejen de hacer lobby por intereses empresariales, dejen de hacer programas de cable que no mira nadie para cobrar publicidad por lo que después escriben en los diarios.
¿Es malo el periodismo en los blogs? Sí, malísimo. Pero el de papel es peor, y más nocivo.
Y para terminar dejo acá un párrafo de una entrevista a León Rozitchner (este es el Rozitchner bueno) que publica hoy Crítica:
"Es evidente que los medios son los que construyen la imagen de la realidad “verdadera”. Todos los hechos y saberes que no coinciden con el sostén de esos núcleos de interés quedan excluidos: no existen ni para la conciencia ni para la imaginación de la gente. Los media se proponen que los propios conflictos y las necesidades colectivas se jerarquicen o desaparezcan para quienes los viven. El colapso de los mayores bancos del mundo y la caída de las bolsas de Estados Unidos aparece como una catástrofe sólo numérica, abstracta: no se muestra la miseria, las muertes, las guerras, que infló con los suspiros de la gente viva esa “burbuja” etérea, como si no estuviera llena de personas a las que se les expropió la vida."

9 comentarios:

natanael amenábar dijo...

El Rozitchner portador sano jaja. Coincido con lo que decís sobre los medios y agrego que nadie hace periodismo en la web. Algunos dicen que lo hacen, pero en realidad es difícil tomarse un blog -que además es "por amor"- como un trabajo. Llamar, chequear fuentes, y esas verdades del periodismo. Salvo dos o tres nadie se toma el trabajo de generar productos propios. Los blogs son el principado de la subjetividad, por lo que todo es opinión lisa y llana, cruce de datos más o menos ingeniosos y reseñas. Pero periodismo real, el tipo que va cubre algo, hace preguntas, llega, se hace un té, desgraba y jerarquiza, ese, en los blogs no lo conzco. Y está bien que así sea.

Ajenjo dijo...

Coincido con lo que dice Natanel (por cierto, tiene un muy buen blog) Y agrego, no hay que ser un craneo para concluir en que, el objetivo de una empresa, ya sea periodística o si se dedica a fabricar osos de peluche, es el de forrarse de guita, y todo lo que hagan es solo un medio para lograr ese objetivo. Los medios masivos tienen el suficiente poder y contactos de sobra para instalar de prepo en la agenda y en la opinión pública, los temas que les son funcionales a su negocio y silenciar los que les tocan el culo. El mejor ejemplo es el de Clarín y la ley de comunicaciones.
Por otro lado, bien diferentes son los motivos que llevan a un periodista a redactar un blog. Subjetivos, si, es cierto, pero (aunque siempre existe una excepción) sin intereses encubiertos detrás de las palabras.

slds
A

Protervo dijo...

que lindo va a ser cuando los bloguistas puedan tener un programa de cable para descargar publicidad.

btw, como no hay un programa sobre blogs? hay que llamarlo a zanonix.

DEB dijo...

Para mi, ya comienzan mal cuando se junta en un análisis blogs y periodismo y además utilizan el argumento es que son fuente de egocentrismo y sentimentalismo. ¿Cómo no serlo si es un medio personal? Además no se hace periodismo por la sola utilización del medio mismo. Tendríamos entonces que decir que el verdadero periodismo es todo lo que se hacer en Clarín o en Perfil con su lema "de periodismo puro". La amenaza para el periodismo es el "copy paste" para rellenar espacio, los intereses velados y la precarización del oficio.
Además los blogs son gratis y uno elige leerlos o no. En cambio cuando nos damos cuenta que nos están vendiendo fruta en los diarios, ya hemos pagado 5 o 10 pesos el domingo (en mi caso).

ElTeta dijo...

La primera víctima de los blogs deberían ser no el periodismo sino los medios.
Estaría bueno que haya un Papipo en cada diario que nos cuente como se cocina la tapa de cada día.


PD: No pago 10 pesos por un diario ni aunque el asado dependa de eso.

Aguilucho dijo...

La verdad es que se extraña el blog de Papipo. No a Papipo en si, que es bastante mal llevado.
Los domingos pago por el diario, porque hasta ahora no encontré una manera más cómoda de leer el diario que el papel.

Herbie dijo...

Bien dicho! Alguien tiene que decirlo! Extrañamos el blog de Papipo pero no a Papipo.
Sobre lo demás, no conozco a nadie sin demasiado ego en este medio.

Ulises Dumond dijo...

Tips para entender la noticia.
- Un extraño error de los muchachos del DsD dio más entidad de la que tenía a una pelotudez más que publicó ADEPA sin firma, fuentes, ni datos.
- El Aguilucho, crédulo, levantó el falso guante.
- La chispa que inició el incendio habría sido la acusación de que los blogs "serían una fuente de egocentrismo y sentimentalismo"
- A modo de blog conceptual, varios se regodean en su egocentrismo con su propia opinión sobre la situación de los medios, y los otros nos ponemos sentimentales extrañando el blog de papipo, pero no estúpidos como para extrañar a Papipo.
- Chupala ADEPA.

Ulises Dumond dijo...

Ahora, más o menos orientado, digo que si bien uno sabe que la idea de empezar a limitar el espacio virtual parece retrógrada hasta para Osvaldo Pepe, no me extrañaría que desde ADEPA hubiera exponentes mucho más pavos y mucho más peligrosos.
Sin adentrarnos en que en algún lugar de España, unos "especialistas" pretenden no sólo quedarse con un espacio para el periodismo que serían ellos y adueñarse de la escala de valores que determine la regla para medir la calidad, sino que también pretenden manejar el lenguaje. Yo, el único Burgos que conozco es el mono.
De todas maneras, no es lo peor que tiene la publicación, incluye un desopilante debate sobre el empobrecimiento del lenguaje en las "tribus urbanas". Rescatate, barrilete.