miércoles, 5 de septiembre de 2007

Antonioni Wilson

En 1966 Michelangelo Antonioni filmó Blow-up. La película, basada en un cuento de Cortázar, cuenta la historia de un fotógrafo que luego de revelar una foto de una amorosa pareja descubre que en realidad se podría tratar de un crimen. Entre muchas otras cosas, la película muestra que las fotos admiten una segunda mirada. También que las fotos pueden retratar cosas más allá de la intención del fotógrafo.
Esto mismo pasó hoy en el blog de Papipo.

En una nota de la revista dominical de O Globo sobre los restaurantes en los supermercados, Papipo descubre en una foto a Mario Firmenich sentado en segundo plano comiendo sushi.

Incluso el recorrido que hace el blogger se parece al del protagonista de Blow-up, que se dedica a ampliar obsesivamente la foto buscando detalles.

Y hay más coincidencias. Blow-up tiene música de Herbie Hancock. Y Del Medio tiene los comentarios de Herbie.

4 comentarios:

Ulises Dumond dijo...

Quizás cabría la posibilidad de hacer una pequeñísima distinción. Mientras Antonioni se dedica, a veces en vano, a desplegar una teoría acerca de los modos de abordaje y de profundización sobre ciertos aspectos de un universo, que a la vez es un recorte. Y Papipo se dedica a profundizar su vigilantería, por supuesto.

Aguilucho dijo...

¿te pareció una vigilantería la el post de Papipo? ¿por qué?

Clandestina dijo...

Aguilucho, buenísimo el paralelo q trazaste y el recorrido q armaste hasta dejarnos frente a Sergio Larraín -impresionante, un dotado- pasando x Cortázar, Antonioni, Blow-up y la rueda no para de girar xq no se sabe dónde está el comienzo y eso me parece fantástico.

Me subyugó la escena q captó desde arriba con las chiquitas trepando, entrelazadas y al pie del monumento... hay una especialmente q mira con unos ojazos increíbles un punto q imagino fuera de cuadro, como tratando de ver qué hay más allá... y x otro lado el perfil del hombre y el ala del sombrero difusos q rompen la imagen completa del monumento, provoca cierta extrañeza...

Otra q me atrapó es la foto de las nenas bajando la escalera... el juego perfecto de luces y sombras de una tarde q se adivina agobiante y opresiva...

No tengo idea qué de lo q ví será así, sólo se q ya nada me lo quita...

Ulises Dumond me sorprende mucho tu comentario y q confundas a personas observadoras como Papipo con vigilantes... me parece q se te va la mano

Papipo dijo...

Ulises, Dumond a vos te va a pasar lo que le pasó al Gaumont.