miércoles, 12 de marzo de 2008

El fotógrafo de la semana: William Eggleston

La mejor definición de las fotos de William Eggleston la da el mismo. "Estoy en guerra con lo obvio".

Nació en Tennesssee en 1939. Como tantos, comenzó a sacar fotos influenciado por Cartier-Bresson. Claro que la influencia transformó a su obra en algo completamente distinto y novedoso.
En las fotos de Eggleston no hay nada. O, mejor dicho, a simple vista no hay nada. Uno se pregunta "¿A qué le está sacando?". Todo lo contrario a Cartier-Bresson, promotor del momento decisivo, ese instante donde todo se acomoda en el cuadrito justo en el segundo que se dispara.
En ese sentido, Eggleston quizás pueda encolumnarse en la escuela de Robert Frank, que plantea un nuevo paradigma acerca de lo que podemos llamar una "buena foto".
Pero Eggleston va más allá. Ahora no sorprende a nadie, pero en la década del 60 no se tomaba en serio una foto color. El "arte" debía ser en blanco y negro. En 1976 expuso en el MOMA, abriendo una nueva era en la fotografía.
Una bandera, una vieja, una ruta, un auto... nada. Eso vemos en las fotos primero, hasta que empieza a aparecer una luz, un clima; algo que sugiere belleza, algo que sugiere opresión. Ese es Eggleston. Estás son sus fotos.








6 comentarios:

El Doc 9 dijo...

Adolescente; que caripelas... hace fuerza para que vuelva Quichi; abrazo de gol

DEB dijo...

Es la tercera vez que veo estas fotos, la primera nada, la segunda nada. Pero me acaba de pasar algo que me puso mal y tratando de distraerme volví aquí... Ahora pienso en esa señora (la que está sentada en la calle), en el tipo frente a la máquina, en ese triciclo. Ahora pienso en la vida solitaria de una mujer -aparentemente autosuficiente - que quizás salió a sentirse parte de algo que resulta más solitario que su propia casa-, en la eventual vida desesperada de un hombre, en la ausencia de un niño.
Es tan fácil juzgar las apariencias, las realidades segmentadas, reaccionar con facilidad sin pensar en lo que completa la realidad de lo que vemos. Que terriblemente juzgadores e injustos somos a veces sin darnos cuenta.
En fin... perdón aguilucho por utilizar tu espacio como especie de catarsis.

Aguilucho dijo...

no, no, adelante. Es la idea de este espacio, que haya un ida y vuelta.

nomade dijo...

el enigmatico caso de que ves cuando me ves

miguel del sel dijo...

Hay algo en estas fotos que también noto en películas como las de los Cohen. En Estados Unidos siempre parece haber espacio. Ya se qué es un país grande, pero éste también y en mis imágenes todo está arriba de otra cosa. Debe ser porque en algún puntos, aún nuestra mayor influencia sigue siendo europea.

Petra von Feuer dijo...

A primera mirada, anudé las fotos con los cuentos de Bukowski. A segunda, con los de Salinger. Sé que hay una relación, pero no puedo expresarla. Sea como sea, confirma lo que está escrito en el post.